Todos sabemos que el agua está presente de forma importante en nuestro organismo y que una buena hidratación mejora el funcionamiento de los órganos y los tejidos. Además, sabemos que no hay elemento más importante que el agua en una dieta equilibrada.

La AEDN recomienda un consumo diario en adultos de 1,5L de agua mineral natural para mantenerte adecuadamente hidratado.

La sed es una alerta que emite nuestro cuerpo cuando está en proceso de deshidratación; para evitar que esto ocurra debemos hidratarnos regularmente. Además de proporcionar frescor y sensación de pureza, el agua mineral natural es muy beneficiosa para la salud y para el buen funcionamiento de las funciones vitales:

  • Evita deshidrataciones y el riesgo de alteraciones en la función cognitiva.
  • Previene las enfermedades crónicas derivadas de deshidrataciones leves como urolitiasis, estreñimiento, asma, hiperglicemia, infecciones del tracto urinario, hipertensión, enfermedad coronaria fatal, infartos, etc.
  • El funcionamiento de los riñones aumenta, disminuyendo la aparición de cálculos renales e infecciones urinarias, además de limpiar mejor la sangre y eliminar toxinas con mayor facilidad.

Si quieres, puedes averiguar la cantidad de agua diaria que debes consultar un médico o nutricionista para un correcto análisis de tus necesidades de hidratación diaria.